play

Hirsute

Kyle, un joven científico, trabaja en la construcción de una máquina del tiempo cuando se encuentra con una versión sí mismo, arrogante y depilada, venida del futuro.

A.J. Bond interpreta a un joven científico intentando averiguar, en su propio apartamento, el secreto de los viajes a través del tiempo. Casi desde el principio tiene que afrontar un encuentro con su propio yo futuro: uno sin una pizca de pelo y absolutamente arrogante.

A.J. resuelve muy bien tanto la lógica de la historia como las personalidades tan dispares de los dos personajes. Esto sienta las bases para defender perfectamente el resto del corto, que trata cuestiones como la identidad o el deseo de formas que son imposibles de predecir. La absoluta falta de clichés es, sin duda, el aspecto más encomiable de este cortometraje. También es ingenioso. No es concientemente inteligente, ni deliberadamente obtuso, pero vale la pena prestar atención al comienzo y, al menos, comprender por qué la cinta empieza con la misma secuencia repetida dos veces.

El ritmo desde el principio es muy ligero, deslizándose ágilmente y sin problemas a través de la historia y dotándola de una agudo sentido del humor. A.J. Bond, que ha escrito el guión, se ha dirigido a si mismo y ha interpretado este cortometraje, tiene una química en pantalla absolutamente extraordinaria. Se podría decir, incluso, que en esta producción existe un exceso de talento en todos los aspecto; tanto en el manejo de la escritura, en la dirección y en la interpretación. Todo eso sin contar con que la edición de la cinta también a corrido a cargo del propio A.J.

~

Interpretado por

Comenzó su carrera cinematográfica como actor infantil, hasta que se graduó para formarse profesionalmente , y desde entonces se ha convertido en un galardonadísimo cineasta, estupendo contador de historias y virtuoso actor.